REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

¿Existen argumentos racionales para subir los impuestos?


por Luis Fernando Sánchez 

Desde hace algún tiempo, ha comenzado tomando fuerza en nuestro país una supuesta necesidad de entrar a modificar nuestro sistema tributario, fundándonos principalmente en la idea de la supuesta justicia en aumentar los impuestos que gravan a los más ricos, para que de esta manera contribuyan más al desarrollo de Chile.

Esto se está tratando hoy casi como un dogma de fe, ya que según muchos, se trataría de algo ya probado y cuya discusión no tendría mucho sentido. Craso error acá, y un intento burdo por saltarse un paso esencial antes de decidir si es verdaderamente necesario un aumento en los ingresos que el Estado recauda por tributos.

El Senador Ricardo Lagos Weber, en una carta al Mercurio este Viernes 13 de Enero funda dicho argumento en una necesidad de mayor y mejor distribución y calidad de vida de las personas, lo que podría garantizarse proveyendo de más prestaciones desde el Estado. Aquí es donde pongo mis dudas: ¿Podemos decir, a partir de la experiencia empírica, que basta con la intervención del Estado como administrador de un determinado servicio, o proveedor de una determinada prestación para garantizar mayor distribución y acceso equitativo a este servicio o prestación? Yo creo que no, y basta con ver los servicios de salud, educación, y tantos otros en Chile, que no se caracterizan por una verdadera eficiencia en cuanto a relación costo-beneficio.

En esa misma edición del Mercurio, en el área de editoriales, una de ellas trata sobre la libertad económica, y la necesidad de profundizarla, y entre los datos ahí mencionados se señala como en recientes estudios se ha demostrado que casi el 80% de la superación de la pobreza en nuestro país, entre los años 90’ y 2010 se explican por una mayor libertad económica, más que por ayudas estatales directas. O sea, tendríamos que esa mayor distribución y calidad de vida que quiere el Senador Lagos Weber no requerirían cambiar el rumbo, sino profundizar la senda ya creada.

Este es, claramente, un discurso que no acomoda a la izquierda. El interés de ellos por aumentar la billetera fiscal no va tanto por una supuesta necesidad para mejorar la calidad de vida de las personas, sino porque ya están viendo en el horizonte su eventual regreso a la Moneda, y la posibilidad que tendrán allí de volver a controlar el “progreso” de Chile, como ellos lo entienden. La gracia de una salud, educación, y tantos otros servicios provistos por el Estado, va en que ellos podrán ser provistos como a la coalición gobernante de turno le acomode más: En salud, más píldoras anticonceptivas, apertura al aborto, eutanasia, y tantas otras ideas que hacen agua la boca de los esos “modernos”; en educación, más adoctrinamiento, más “dictadura” – sin importar que a algunos pueda, legítimamente, no acomodarles esa visión – e incluso, presencia libre de algunos partidos políticos en establecimientos educacionales, y tantas otras ideas que también encantan a aquellos cuya superioridad moral es tan alta que ningún cuestionamiento resiste en su contra.

En Chile ciertamente hay muchas necesidades, y negar esto no tiene sentido alguno en la realidad actual, cuando ver la dureza de la vida de miles está tan solo a un click de distancia. El problema acá está en lo ridículo de recurrir a visiones tan básicas como la idea de que bastan más lucas en la billetera fiscal para solucionar este problema. Ciertamente podemos aumentar esta billetera, pero ello no es garantía de que ese dinero será bien administrado. La máquina estatal es tan grande, que la dificultad de ello va más allá incluso de una eventual buena voluntad de todos quienes trabajen en el servicio público, y por tanto la ruta a seguir, en mi opinión, debiese ser trabajar en una verdadera subsidiariedad del Estado: Que este se dedique – y de manera eficiente – a aquellas áreas donde su presencia es verdaderamente necesaria, por no haber posibilidad alguna en que estos servicios sean adecuadamente provistos por el sector privado de manera eficiente; y en las áreas restantes, trabajar por establecer, mediante regulación u otros mecanismos, los incentivos adecuados para que sean los particulares quienes provean estos, sea con recursos particulares o incluso fiscales, considerando que ellos probablemente lo harán a menor costo para los contribuyentes que el mismo aparato estatal.

La libertad no significa la desaparición del Estado, sino en realidad uno más sabio, que despilfarre menos, y que no trate de controlar todo. Para eso no se necesita mucha plata, sino criterio, que no se compra en los supermercados.

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “¿Existen argumentos racionales para subir los impuestos?

  1. Javier Bazán en dijo:

    El Estado como decía hace tiempo un reportaje de ‘El Mercurio’, es que tiene más unidades económicas, más que los grandes grupos.

    Lástima que no haya un Ron Paul que los desnude en la cámara.

  2. Yo diría que sean los políticos quienes paguen los impuestos de todos. Después de todo, son ellos quienes se autoproclaman como servidores públicos y quienes justifican la existencia de los impuestos.
    Es cierto que podemos encontrar más efectos positivos al no cobrar impuestos que los conseguidos cuando cobramos. Pero esta argumentación es efectista y pasa por alto algo que ocurre antes de que alcancemos los efectos: se atropella el derecho de propiedad. Si nos interesa la protección de los derechos fundamentales, si aceptamos que las personas tienen dignidad y si creemos que el hombre nunca puede ser un medio para ningún fin, deberemos concluir necesariamente que la tributación involuntaria es inmoral y un atropello de los derechos humanos. Es necesario rechazarla por completo, sin importar cuántos ni cuáles beneficios contraiga, puesto que se funda en el atropello sistemático de un derecho fundamental y en el desprecio a la dignidad de la persona.

  3. revistajupiter en dijo:

    Es cierto, los políticos siempre dicen “hicimos un esfuerzo”, pero ese esfuerzo es con recursos que fueron confiscados a terceros vía coacción.

  4. maximo en dijo:

    No, no existen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: