REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

Mitos sobre el agua


por Tomás Bradanovic

Cuando creí que había leído todo sobre economía del agua, me encuentro con un buen libro editado por el Cato Institute que se llama Agua a la Ventade Fredrik Segelfeldt. Lo bueno es que entrega datos sobre varias ideas que ya tenía acerca del problema, pero no encontraba como respaldarlas. El libro da para mucho pero como primer acercamiento lo usaré para mostrar algunos mitos que se escriben en torno a la economía del agua. Sin más preambulos, aquí voy:

Mito 1: el agua dulce es un recurso escaso. Aunque el total de agua dulce en el mundo es limitado, se trata de un recurso prácticamente infinito en relación a nuestras necesidades de consumo, es probable que se agoten muchos otros recursos antes que el agua en el mundo. Los datos que se presentan como prueba de que el agua dulce es escasa son engañosos y fuera de contexto. Cada día llueven 19.000 litros de agua por persona en el mundo descontando la evaporación y el consumo promedio son 1.300 litros diarios por persona. Claro que la distribución no es la misma en todas partes pero no existe un problema global de escasez de agua en el mundo, solo problemas locales. Las inmensas reservas de los glaciares y la Antartida son aguas fósiles que casi con seguridad jamás las vamos a utilizar, el valor que se les atribuye es muy exagerado.
Mito 2: la contaminación industrial y minera es el mayor problema en zonas de escasez de agua. Absolutamente falso, la actividad que más presiona en situaciones de escasez es la agricultura, que a nivel mundial ocupa de manera muy poco eficiente la mayor parte del agua dulce que se consume. Se estima -en grandes números- que el consumo agrícola es el 70%, el industrial y minero 20% y el consumo de agua potable el 10%. Las aguas contaminadas por otra parte, si no son consumidas se evaporan y vuelven a caer purificadas, el problema con la contaminación es del suelo, no del agua.
Mito 3: al privatizar los servicios de agua potable el costo lo pagan los pobres y quienes se benefician son las empresas. Al contrario, la experiencia muestra que en los lugares donde el agua potable es distribuída por empresas estatales con tarifas altamente subsidiadas, los pobres simplemente se quedan sin cobertura por dos razones bien obvias: a) no existen incentivos para invertir en aumento de cobertura y calidad de servicio y b) aunque el gobierno ponga muchísima plata en inversión, nunca será suficiente porque el agua a tarifas subsidiadas incentiva al derroche y la ineficiencia. El efecto está perfectamente probado en muchos países de Africa, en Haití, Bolivia, etc.
Por el momento me quedo con esos tres mitos que creo que son fundamentales, el libro trae muchas otras cosas, pero creo que estas tres son tan importantes que vale la pena comentarlas aparte.
El hecho que el agua sea un recurso prácticamente infinito en general, pero escaso en ciertas localidades hace particularmente difícil ponerle un precio. Si dejáramos funcionar la mercado libremente, el agua costaría mucho donde es escasa y nada donde es abundante, pero incluso en nuestro país, donde el agua tiene el sistema más liberal y pro mercado que en cualquier otro lugar del mundo, existen intervenciones del gobierno y motivaciones políticas que distorsionan todo el sistema.
Tomemos el caso del agua potable, donde las empresas sanitarias tienen una rentabilidad asegurada fijada por el estado en base a una “empresa modelo”. El sistema es en teoría perfecto, pero ¿que pasa cuando el estado por razones políticas fija tarifas artificialmente bajas al calcular la empresa modelo? Las empresas ganan, el agua se empieza a derrochar y los contribuyentes se ponen con la diferencia, sin siquiera darse cuenta. Eso es lo que pasa hoy en Arica donde la sanitaria se puede dar el lujo de perder más del 40% del agua que produce sin nigún problema.
Arica es un laboratorio perfecto para estudiar la economía del agua porque tiene varias condiciones especiales: Por ejemplo es la única ciudad del Norte Grande sin minería y con agricultura de volumen importante, y -de nuevo por razones políticas- se produce exactamente el mismo problema que en California, según leo en el libro:
“Los efectos nefastos que pueden ser generados por un precio incorrecto se ven con claridad en California. A causa de los elevados subsidios, los agricultores reciben enormes cantidades de agua a precios muy bajos. Por otro lado, los habitantes urbanos pagan casi mil veces más que los agricultores por el agua que consumen. De ese modo, mientras las ciudades de California gastan excesivas sumas de dinero en plantas de desalinización para tratar el agua de mar, en el desierto se cosecha arroz, una actividad que consume grandes cantidades de agua. Por ende, las malas políticas aplicadas no son exclusivas de los países en desarrollo: también existen en países altamente desarrollados con sistemas de gobierno eficaces”
Es exactamente lo que ocurre en Arica, con un sistema de derechos de agua muy desarrollado en teoría pero que no funciona completamente en la vida real por los intereses creados de los políticos. ¿Cuantas veces habré escrito lo mismo sobre los planes de instalar desaladoras en nuestra ciudad?
En fin: más mercado y menos estado, es la única solución en lugares como Arica donde el agua es escasa y debiera tener un precio local. El quid del problema, como yo lo veo, es que los consumidores domiciliarios de agua potable pagamos todos los costos de inraestructura y mantención, lo mismo las mineras o industriales, pero ¿que pasa con los agricultores?.
A los agricultores les construyen con plata fiscal canales, embalses, les subsidian el mejoramiento de sus obras de riego. ¡Es como si a mi me pagaran más de la mitad de la cuenta de agua! es lógico que derrochen.
Se calcula que la mitad del agua que se usa en agricultura es derroche que no se traduce en producción de alimentos, “La cantidad de agua necesaria para cultivar una hectárea de arroz alcanzaría para el consumo de 100 hogares rurales durante cuatro años”.
El gobierno, que es campeón para entender las cosas al revés -especialmente si eso le trae votos- piensa que la solución es financiar a los agricultores para que sea más eficientes ¡esa es la solución más estúpida porque lo que hacen los agricultores al adquirir eficiencia subsidiada es aumentar las hectáreras cultivadas!
Al final terminan consumiendo más agua que antes porque es un insumo prácticamente gratis. ¿Como no se dan cuenta que la única solución es que paguen por el agua lo que vale en el mercado, sin ningún subsidio? ¿quieren un canal o un embalse? Que lo construyan con su propia plata, ese es el único y santo remedio para los problemas de agua en Arica y en todas las zonas donde es escasa.
En fin, hace tiempo que tenía ganas de juntar algunas entradas de este Club de Ociosos por tema, ahora que estoy guiando unas tesis, me puse a buscar post por temas que pueden servir a los alumnos para sacar alguna idea. Y así me puse a juntar entradas en tres categorías:
Después las voy a poner en la barra lateral. Ahora voy a ver si me quedan ganas de hacer algo de actividad indigna (trabajo), o mejor me voy a dormir, creo que lo segundo es lo más moral y prudente.

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “Mitos sobre el agua

  1. Heitai en dijo:

    jeje Don Tomás es seco…. aunque como él dice, si pudiera se roba hasta el gato.:D

  2. Javier Bazán en dijo:

    Esos documentales de izquierdas en torno al agua, es para quitarnos libertad. De hecho, siempre pasan por alto el agua de las lluvias, que también se puede utilizar.

  3. revistajupiter en dijo:

    La “guerra del agua” no es entre países, es de Estados contra privados.

  4. maximo en dijo:

    Interesante y muy cierto. A veces leo el blog de Tomas Bradanovic, y una cosa tengo clara, el no desperdicia agua ni para beber, le puede caer mal.

  5. vicente olazaran en dijo:

    Muchos incluso confunden agua dulce con agua potable que sale de la llave sin reparar que ésta última tiene un tratamiento especial.
    También están los que promueven la agricultura orgánica, muy ineficiente en el uso de recursos y en particular de agua entre otras de agua por requerir mucho más superficie. Coincide que son los mismos que vaticinan el agotamiento del agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: