REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

Cuando no se cree en nada, se puede creer en cualquier cosa


por Javier Bazán

El actual Presidente de Chile lo que menos tiene principios. Es difícil entender una conducta en que un día te prometa ser tú escudero en las buenas y en las malas, y al día siguiente te traiciona, como si nunca te hubiese visto. Lo constante de Sebastián Piñera es su inconstancia hacia quienes le dieron su voto. Si te he visto, no me acuerdo.

Así, por ejemplo, los amigos de Piñera, entre ellos el escritor peruano, Mario Vargas Llosa siempre sacar relucir que el actual mandatario, votó en contra la Constitución de 1980, voto por la opción ‘No’ en el plebiscito y fue opositor al Gobierno Militar. Sin embargo, lo que no cuentan es cuando fue el pronunciamiento militar, estando todavía en la Universidad de Harvard, su compañero, el periodista James S. Henry cuenta: “Recuerdo con gran claridad el golpe de Estado en Chile para 1973. En ese entonces asistía a un curso de economía para graduados en la Universidad de Harvard, que era dictado por uno de los discípulos del profesor de la Universidad de Chicago, Milton Friedman”. Luego dice: “Uno de mis compañeros de estudios era Sebastián Piñera, miembro de una de las familias más antiguas de Chile y futuro millonario, propietario de la línea aérea Lan y, desde diciembre de 2009, presidente de Chile”. Finalmente, “Durante la clase de ese día, Sebastián obtuvo de alguna manera la noticia de que el presidente Salvador Allende había sido derrocado. Estaba jubiloso: ‘¡Ganamos!’, gritaba”.
La emoción que expresó en la vieja Universidad de Harvard contrasta con las opiniones que dijo al conmemorarse el primer aniversario del 11 de septiembre, bajo su mandato: “durante la década de los 60 y principios de los 70, casi sin darnos cuenta, nuestra democracia fue perdiendo la sensatez, la amistad cívica que antes entonces la había caracterizado y fue cediendo ese lugar a las pasiones desbordadas, a las utopías excluyentes. El respeto fue reemplazado por la intolerancia, el diálogo por la violencia y el interés superior de Chile por los intereses partidarios”. Y su juicio sobre aquellos que se opusieron al Gobierno Militar: “siempre debemos recordar que en ese tiempo difícil hubo la generosidad, la sabiduría, la visión para dejar de lado las cosas que nos separan y concentrarnos en aquellas cosas que nos unían, entre ellas, la recuperación de la democracia era sin duda un elemento central”.
El mismo contraste uno lo puede encontrar en la defensa que hizo del general Augusto Pinochet en una comuna del barrio alto, donde hay un video en Youtube, Piñera dice en 1998 a propósito de la familia de Pinochet: están viviendo tiempos difíciles en Londres, en estos momentos, y por eso merecen toda nuestra solidaridad“. Luego de rescatar a los mineros dice: “Chile será recordado no por Pinochet, sino como un ejemplo de unidad”.
Ahora bien, de nueva la conducta oportunista de Sebastián Piñera uno lo ve al crear la subsecretaría de Derechos Humanos en el Ministerio de Justicia. Su propósito es nada menos que continuar con la persecución a los militares, ya presos. El objetivo no es velar por los derechos humanos del país. No le basta la oficina de Derechos Humanos del Ministerio del interior, el Instituto de los Derechos Humanos que solamente se querella contra los uniformados que fueron asignados a combatir al terrorismo. A pesar de que la izquierda optó la vía armada y asesinó a sangre fría a civiles y militares previos al 11 de septiembre de 1973. Con todo, los culpables son los militares. El propio Presidente lo dice:“Es algo que le debemos a quienes sufrieron las gravísimas e injustificables violaciones a sus derechos fundamentales en el pasado”. Agregó: “Es importante reconocer que el tema de los derechos humanos es un tema que debe preocuparnos siempre, cuando haya atropellos, pero también cuando no hay atropellos”. Mientras tanto a los militares presos se les viola los derechos porque no se le aplica la ley y el terrorista Hugo Marchant se paseó por el país tranquilamente. ¿No es un atropello negarle la ley? Es como el cuento de Kafka ‘Ante la ley’.
La nueva burocracia va a trabajar de la mano con el Instituto de los Derechos Humanos.
El senador oficialista, Hernán Larraín dijo que: “se han hecho muchos esfuerzos, pero quizás el mejor sea tener un compromiso hacia el futuro, de hacernos cargo institucionalmente y moralmente en promoverlos siempre, en todos los ámbitos, para que nunca más en Chile, tengamos que arrepentirnos de situaciones como las que vivimos”. Si la política de ‘Nunca más’ tuviese efecto, entonces, ¿Me pueden explicar las declaraciones de Camila Vallejo, de que la lucha armada no está descartada por el momento? O bien, las declaraciones de Cristián Cuevas sugiriendo incendiar tres comunas del barrio alto de Santiago.
Una nota periodista que tenía pendiente, es que el primer año de gobierno de Sebastián Piñera, la Fundación Futuro que dirige su hermana, Magdalena Piñera Echenique realizó una visita guiada a los alumnos de Quinto Básico a Segundo Medio, incluyendo a los adultos mayores al Museo de la Memoria: “Frente a Quinta Normal, encontramos este moderno edificio de 5.500 metros cuadrados. Fue creado el 2010 por los arquitectos Mario Figueroa, Lucas Fehr y Carlos Días. Nos invita a reflexionar acerca del uso de la violencia en la política, el valor de la democracia y la tolerancia en la vida pública. Una mezcla audiovisual, escrita y fotográfica, dan cuenta de la violaciones de los derechos humanos desde el Estado. Abarca desde el 11 de septiembre de 1973, hasta marzo de 1990, año que se retorna a la democracia”. Así como sigue el desaire a los militares. Desde luego, que no se habla de la violencia que originó la izquierda. La nota denomina ‘presos políticos’ a los terroristas del Mir.
¿Dónde quedó su promesa hacia los militares? Sebastián Piñera dijo:”Se tomara las medidas para haya para todos una justicia que se aplique en forma oportuna y sin mantener procesos ad eternun, que nunca termina. Para los uniformados, en servicio activo o en condición de retiro, habrá una justicia justa que no discrimine, sino que a todos garantice el respeto de las garantías fundamentales como es el debido proceso”.
Todo lo anterior, me hace pensar que el actual mandatario tiene la personalidad del villano de Batman, Harvey Dent, conocido como ‘Dos Caras’. No se entiende tanto cambio de un día para otro.

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Cuando no se cree en nada, se puede creer en cualquier cosa

  1. Javier Bazán en dijo:

    Gracias Francisco.

  2. maximo en dijo:

    Piñera si tiene principios, son dos, lo que a el le conviene y lo que a el no le conviene. Y en base a eso actúa de acuerdo a las dos alternativas que tiene, hacer lo que a el le conviene y no hacer lo que a el no le conviene. ¿Simple verdad?. Es que Piñera es un hombre pragmático.

  3. revistajupiter en dijo:

    Piñera es como esos perros que persiguen su propia cola. Sus decisiones se basan en encuestas de 2 meses atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: