Para cumplir las mentiras del presente, hay que borrar las verdades del pasado


por Javier Bazán

Una palabra muy usada por la izquierda es, pues, represión. La emplean ya sea para deslegitimar la lucha contra el terrorismo, ya sea para aplicar las leyes vigentes. En la última conmemoración del Día del Combatiente o del Delincuente, vemos cómo se abusa de esa expresión, y, naturalmente, de la historia reciente. Así, Viviana Díaz, presidenta de la Agrupación Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), afirmó: “Eso para mí sería lo mejor, y no conmemorar este día de una forma que siento que no contribuye a nada (…) acarrea nuevamente represión y significa que entonces no hemos avanzado nada en 20 años”. La dirigente miente cuando se refiere a la muerte de los dos terroristas del Mir. Ella dice: “podamos mostrarle a las nuevas generaciones que cuando Carabineros mató a estos dos hermanos tan jovencitos era porque ellos luchaban contra una dictadura militar”. Los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo habían asaltado a un comerciante, y luego lo mataron. Mientras huían, mataron a un carabinero. Finalmente, otro carabinero los redujo. Así, unos hablan de “Años de represión, concientización ideológica“, donde se permitió la libertad de enseñanza, como si hubiésemos estado bajo un sistema comunista y nazi. Represión es no combatir el terrorismo. Como no funcionó la guerra de guerrillas, los maricas hablan de represión. Si no hubiese habido lo que llaman represión, entonces, en primer lugar el Mir habría puesto su dictadura comunista, y en segundo lugar, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez habría hecho lo mismo.

Por la palabras de la señora Díaz se desprende, además, que la Vicaría de la Solidaridad estaba al tanto de las actividades del grupo terrorista Mir: “Yo quisiera que a los hermanos Vergara Toledo —a quienes conocí de niños, igual que a sus padres, cuando trabajaban en la Vicaría de la Solidaridad— se los recordara como lo que ellos fueron”. Ella quiere que se conozca la vida de estos terrorista en las escuelas y universidades: “Ojalá hubiera encuentros en las escuelas, las universidades, conocer quiénes fueron estos chicos y por qué sufrieron lo que hizo con ellos Carabineros”.
La verdad es la siguiente. En un carro policial vieron tres sospechosos en Villa Francia. Uno de los carabineros, el cabo Marcelo Muñoz, se bajó del vehículo y le pidió la identificación a los sujetos. Éstos respondieron disparando en el tórax y en una pierna. Lo absurdo es que la patrulla en el 2012 fue condenada en primera instancia, y el carabinero que casi pierde la vida, está procesado. Después el Mir, enterró a los dos terroristas con sus honores de reglamento. En Chile los terroristas son los buenos y los hombres a quienes confiamos el uso de la fuerza, son los malos. Supongo que los hermanos Vergara caen la categoría de que “En Chile hubo exiliados, asesinados y perseguidos”. Peor que un terrorista, es un pacifista, que colabora indirectamente con el primero. Trabaja para el enemigo.
Luego el tribunal decidió darle a uno de los carabineros una pena de 10 años. Lo más absurdo es que la justicia determino que fue homicidio, ya sea calificado para Rafael y simple para su hermano Eduardo. Mientras los otros carabineros de la patrulla, Nelson Toledo Puente y Álex Ambler Hinojosa recibieron una pena de 7 siete años por cumplir con su deber. Recuérdese que el terrorista fue el que disparó primero. Como desde hace mucho tiempo estamos bajo un Estado de Izquierda o Izquierdo, los terroristas son considerados ciudadanos ejemplares. Kafka queda chico.
No estamos en paz, sino en tregua, después treinta y nueve años del Pronunciamiento Militar y veintidós años de democracia. Es usual poner esas dos fechas. Sin embargo, el asunto comenzó más atrás. Lo correcto es decir, después de la Todo por un país llamado ChileDeclaración de Principios del Mir del 1965, en que sostienen: “El MIR rechaza la teoría de la “vía pacífica” porque desarma políticamente al proletariado y por resultar inaplicable, ya que la propia burguesía es la que resistirá, incluso con la dictadura totalitaria y la guerra civil, antes de entregar pacíficamente el poder. Reafirmamos el principio marxista-leninista de que el único camino para derrocar el régimen capitalista es la insurrección popular armada”. Y después del Congreso Socialista de 1967: “La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista. Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada “. O sea, después cuarenta y siete años de la declaración del MIR y de cuarenta y cinco de la declaración del Partido Socialista, la odiosidad proveniente de la izquierda continúa. El que sostenga lo contrario, trabaja para la izquierda, aun cuando no se identifique con ella o es intelectualmente deshonesto. Casi vamos un cumplir medio siglo, desde esas fechas fatídicas de nuestra historia.
Así, hace pocos días apareció en el diario electrónico ‘El Mostrador’, en que cuentan que el Ejército le entregó al juez de izquierda Alejandro Solís el 2008, la lista de todos los militares asignados a la DINA. El documento firmado por Jefe de Estado Mayor del Ejército, general Alfredo Ewing Pinochet afirma que los oficiales y suboficiales “cumplieron misión extrainstitucional en la Comandancia en Jefe del Ejército, asignados a DINA, entre el 11 de septiembre de 1973 y diciembre de 1977″. Por eso, se divulgó que un militante de Renovación Nacional había sido asignado a ese departamento. Además, del alcalde Labbé. La izquierda va funar, entre otras cosas. Y si puede ajusticiar, lo que no sería una violación a los derechos humanos. Si hubiese prensa derecha parecida a la izquierda en cuanto a los titulares, ningún terrorista habrían ocupado cargos en el Gobierno de la Concertación. ¿Por qué algún medio derecha, si es que los hay no saca una lista de los terroristas, y de paso los hundimos?
Continuando con el circo de la izquierda, la Sala Penal de la Corte Suprema ordenó la reapertura de las supuestas torturas y apremios ilegítimos que sufrieron los así llamados “Marinos Constitucionalistas”, quienes estaban al servicio del grupo terroristas Mir, a cargo del fundador de dicho grupo, Miguel Enríquez y el ex ministro de Defensa de la Concertación, José Goic. Y que querían realizar la versión chilena del acorazado ruso Potemkin. Sin embargo, los revolucionarios chilenos se encontraron con la versión chilena de la Rebelión de Kronstand. Si el juez puede encerrar un almirante en retiro que en aquel tiempo era un teniente segundo, van estar felices. Desde luego, que no les importa que los hechos estén prescritos y amnistiados.
PD: Les sugiero que el MIR se cambie nombre por Maricas de Izquierdas Revolucionarias.

3 comentarios sobre “Para cumplir las mentiras del presente, hay que borrar las verdades del pasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s