REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

Son duros hasta que les contestan


por Javier Bazán

Del revolucionario francés, Maximilien de Robespierre a Lenin, y de éste a Fidel Castro, pasando por Stalin y Mao, y de Ernesto ‘Che’ Guevara a Pol Pop y la guerrillera comunista latinoamericana de los sesenta y setenta, todos aspiraban a ser duros y de carecer de piedad para sus enemigos. Con todo, la guerrilla chilena encarnada en el grupo Movimiento de Izquierda Revolucionar (Mir)que este año festejan sus 47 años, se sienten dolidos y humillados con el titular del diario ‘La Segunda’ de mediados de los setenta, durante el Gobierno Militar, en que anuncia:Exterminados como ratones”. Así rezaba el titular de uno de los diarios de Agustín Edwards, a propósito de un miristas muertos encontrados en Argentina. Tanto les duele esa portada que está en el Museo de la Memoria y han realizado un documental sobre el dueño del ‘El Mercurio’. Tal documental se llama “El diario de Agustín”. Llamarle ‘rata’ a alguien de Izquierda es una forma de violentar los derechos humanos como también incentivar al odio, según ellos. En cambio, cuando ellos se sentía adelante con todas las fuerzas de la historia, no era problema tararear: “Los momios al paredón y las momias al colchón“. Esa frase no es una expresión de odio, sino una manifestación del humanismo que animaba a toda la Unidad Popular, de donde saldría el Nuevo Hombre, sin egoísmo y afán de lucro.

La Izquierda no tiene problemas en ofender, cuando ellos lo hacen. Así, como hace poco recordaba el filósofo Joaquín García Huidobro , a los estudiantes secundarios hipnotizados por los dirigentes comunistas estudiantiles, les hacen repetir consignas que fomentan el odio. Así, “derecha” es sinónimo de nazi, “militar” es sinónimo de asesino y “empresario” es sinónimo de explotador. El establishment de Izquierda como vimos en el post anterior quiere educar a las nuevas generaciones a través del Museo de la Memoria, mas no condena las funas como actos violentos, sin embargo, les molesta que a los guerrilleros del Mir los comparen con las ratas. Asimismo, tampoco les molesta la declaración mediante el cual el grupo terrorista Mir se puso fuera del Estado de Derecho y amenazó al resto de la sociedad:”El MIR rechaza la teoría de la “vía pacífica” porque desarma políticamente al proletariado y por resultar inaplicable, ya que la propia burguesía es la que resistirá, incluso con la dictadura totalitaria y la guerra civil, antes de entregar pacíficamente el poder. Reafirmamos el principio marxista leninista de que el único camino para derrocar el régimen capitalista es la insurrección popular armada”.

 Asimismo, la declaración del Partido Socialista en el Congreso de Chillán de 1967, tampoco les produce horror : “1.El Partido Socialista, como organización marxista-leninista, plantea la toma del poder como objetivo estratégico a cumplir por esta generación, para instaurar un Estado Revolucionario que libere a Chile de la dependencia y del retraso económico y cultural e inicie la construcción del Socialismo.2. La violencia re olucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista.3. Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada”. Me gustaría saber por qué no encargaron a un escultor que esculpiera en un mármol traído directamente de Italia las palabras del Partido Socialista junto con la declaración del Mir, en la entrada del Museo de la Memoria. Así se complementaría la perspectiva.
 Igualmente, la élite de la Izquierda chilena tampoco condena las palabras del guerrillero argentino Ernesto ‘Che’ Guevara, que motivaron a una generación a rendirle culto a la violencia, para de ese modo alcanzar el socialismo marxista leninista. Del argentino podríamos citar varias , entre ellas la del Congreso Tricontinental de 1966: “Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión; hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de sus cuarteles, y aún dentro de los mismos: atacarlo donde quiera que se encuentre; hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Entonces su moral irá decayendo”. De ahí saldría el Hombre Nuevo. Agrega:”Se hará más bestial todavía, pero se notarán los signos del decaimiento que asoma. Cómo podríamos mirar el futuro de luminoso y cercano, si dos, tres, muchos Viet-Nam florecieran en la superficie del globo, con su cuota de muerte y sus tragedias inmensas, con su heroísmo cotidiano, con sus golpes repetidos al imperialismo, con la obligación que entraña para éste de dispersar sus fuerzas, bajo el embate del odio creciente de los pueblos del mundo“. Y por último, lo que publicó en la Revista Verde Oliva Prensa Latina: “El camino pacífico está eliminado y la violencia es inevitable. Para lograr regímenes socialistas habrán de correr ríos de sangre y debe continuarse la ruta de la liberación, aunque sea a costa de millones de víctimas atómicas“.
 Los horrores los producen los gobiernos de Derecha, pues la Izquierda solo comete errores.
 Llamar nazi, facho o fascista a personas que no lo son, debiera considerarse como una verdadera ofensa. Así como existe una ley Zamudio o una ley sobre discriminación, que impida esas comparaciones. Tal vez no sea necesario, porque supongo que hay una ley que proteja la honra de las personas.
 Buscando otra cosa, encontré una columna de Álvaro Bardón , a propósito del Instituto Nacional de los Derechos Humanos y los programas escolares: “Es genial: ahora quieren un instituto de derechos humanos para “enseñar la materia”. ¿Y me van a decir que estos conceptos elementales no están en los programas de educación obligatorios, impuestos por la Concertación?”. El comentario de Bardón vale lo mismo que para el Museo.
 Hace poco vi por el canal TCM “Breakfast at Tiffanys” del director norteamericano, Blake Edwards. La palabra más ofensiva que aparece en la película, es cuando la protagonista Holly Golightly, protagonizada por Audrey Hepburn compara a los hombres con las ratas. Se refiere a los hombres del género masculino, no al género humano.Lo dice en diversos momentos. Dos ejemplos:”Certainly had him pegged wrong, didn’t I?” Holly Golightly: “I thought he was just a rat, but he was a super rat all along. A super rat in rat’s clothing”. En otra parte de la película, Holly dice: “All right so he´s not a regular rat, or even super rat. He´s a scared little mouse, that´s all. But oh golly…gee…dam!!!”.

Posteriormente, en el musical “Doctor Dolittle” del mismo periodo de la película anterior, el personaje del actor Rex Harrison canta la canción ‘Like Animals’, en la que critica que los seres humanos traten a los animales como las personas:

I……I do not understand the human race,
That has so little love
For creatures with a different face
Treating animals like people Is no madness or disgrace.
 I do not understand the human race”.

Naturalmente, cuando comparamos a un hombre con un rata, es porque lo consideramos lo peor. Así, el Doctor Dolittle dice:

A man of ill repute is called a weasel or a rat,
 A women you dislike becomes a vixen or a cat.
A family that is blessed with healthy
Reproductive habits
Occasions the remark “well you know them
 They breed like rabbits!

Por lo que se desprende de lo anterior, si a los progresistas quisieran educar, pues ese es el propósito del Museo de la Memoria, incluirían las declaraciones del Mir, del Partido Socialista y del guerrillero argentino en un mural o en la entrada. El hecho que esté la portada del diario ‘La Segunda’ confirma lo que siempre he dicho, que los izquierdistas, desde el PPD, el PS y el PC son más delicados que la porcelana china. ¿Cómo se va tomar en serio de que una persona llame o califique como rata a otro individuo o a un grupo como una ofensa, como algo que atenta contra los derechos humanos?

Es un chiste gallego poner ese titular en el Museo de la Memoria como la institución que resguarda esa portada.

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Son duros hasta que les contestan

  1. Gracias Francisco.
    El titulo. La pura verdad.

  2. revistajupiter en dijo:

    Me acordé de esto: La victimización, cuando no se basa en una sensación de ofensa genuina sino q es usada como mero instrumento político, es vergonzosa. La razón está en que cuando uno se reclama víctima, llama a los demás, de buena fe, a ir en su ayuda. Utilizar políticamente eso es ruin. Quien se victimiza sin sentirse realmente ofendido para dañar a otro, es un cobarde, pues pretende, de mala fe, utilizar a terceros.
    -Pablo Ortúzar Madrid

  3. Están buenas las palabras de Pablo Ortúzar. Eso es lo que ha hecho la Izquierda con las supuestas ‘víctimas de Pinochet’, que son los miristas y los del Frente. Estos tipos no tienen pudor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: