REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

La industria de la ‘reconciliación’


por Javier Bazán

Haciendo zapping, llegué al canal de senado, donde transmitían o repetían el discurso dio el senador socialista, Camilo Escalona, cuando abandonó la testera o la presidencia de la Cámara Alta.El discurso estaba en subtítulos. Me llamó la atención las siguientes palabras: “seamos capaces todos nosotros de haber alejado las semillas del odio y la confrontación y que nos hayamos reencontrado en democracia, con el respeto debido a la dignidad de la persona humana”. Las palabras que me dejaron perplejo son ‘de haber alejado las semillas del odio y la confrontación y que nos hayamos reencontrado en democracia’. En seguida me puse a buscar por la red, algunas palabras del propio senador que lo contradecían abiertamente.

 Estoy seguro, que el senador Chahuán y los representantes de la Nueva Derecha en el Senado cuando escucharon las palabras de Escalona, pensaron que estaba ante el gurú del Amor u Osho o Deepak Chopra.
Insisto en no estamos paz como dice la Izquierda, y agrego tampoco que nos no hemos reencontrado, pues cada vez que alguien o un grupo de personas de Derecha le cambia el relato o el guión a los progresistas chilenos, éstos se alteran hasta transformarse en zombies, como se vio en el Teatro Caupolicán y en el Club de Providencia.
Igualmente, cuando habla del ‘respeto debido a la dignidad de la persona humana’ es un chiste, ya que ello excluye a los militares presos, a los cuales se les niega el debido proceso, la Ley de Amnistía y, por último, los permisos carcelarios o un indulto humanitario, cuando tienen enfermedades terminales. Ambos beneficios recibieron los terroristas durante la Concertación. Además, el asesinato del matrimonio Luchsinger MacKay y la muerte de los brigadistas refutan el discurso de Miss Universo del senador Escalona.
Pues bien, cuando se presentó el documental ‘Pinochet’, el senador Camilo Escalona dijo : “Me gusta ser directo en estos casos, no me voy a andar con rodeos, yo considero que el terrorismo de Estado no merece ningún tipo de homenaje“. Por las recientes declaraciones del presidente del Partido Comunista y diputado Guillermo Teiller , en que se vanagloria de los atentados y crímenes de los ochenta, entonces Escalona apoyo el terrorismo del FPMR. Aquí no hubo terrorismo de Estado. Esa expresión usa el zurderío para referirse a los militares que enfrentaron a los terrorismos del Mir o el FPMR.

El liberticida senador se opuso a la libertad de expresión. Más aún, encareció a los dueños del Teatro Caupolicán que no lo prestaran: En especial, solicito humildemente, de los propietarios de esta instalación, que cancelen este contrato. Esto sólo siembra el odio y la discordia en nuestro país”, Y agregó: “Estas organizaciones, que tienen como propósito la búsqueda de verdad y justicia y, al mismo tiempo, la existencia en nuestro país de una memoria histórica sana, frente a las violaciones a los derechos humanos ocurridas en el período 1973-1989, han venido a manifestar su congoja, al advertir que lo inesperado y lo sorprendente una vez más está ocurriendo en nuestro país”. La memoria de la Izquierda es la sana, y la de la derecha es la retorcida. Quienes fomentaron el odio, fueron los grupos de derechos humanos que se reunieron con el senador.

 Si la guerrilla chilena fuese conformada por hombres y mujeres hechos y derechos, no estarían hablando de ‘terrorismo de Estado’. En vez de reconocer que fracasaron, prefieren hacerse las ‘víctimas’ e incomprendidos. Nunca tuvieron respaldo popular, aunque hablen de la ‘guerrilla popular’. Puesto que son mariposones usan esa expresión u otras como genocidio. En otras palabras, guerrillero comunista latinoamericano es sinónimo de maricón.
 El mismo se contradice: “El comunismo omitió durante mucho tiempo la necesidad ineludible de condenar al dictador sea quien sea“. El comunismo se mantiene por dictadura y no en libertad. Según él, el documental: “reabre heridas profundas“. En cambio, no reabre heridas los homenajes a Allende, el Museo de la Memoria, las obras de teatro referidas al Gobierno Militar como “Escuela”, “Villa+Discurso” y “El año en que nací”, sus series y películas.
 La misma odiosidad la vemos, cuando fue al homenaje del brigadier Miguel Krassnoff. En esa ocasión, el senador que es columnista del tabloide, ‘Cambio 21’, escribió la columna ‘El Crimen se castiga’. Él parte acusando de fariseo al ex alcalde Labbé. Después califica al preso político como “al reo por asesinato y ex agente del servicio represivo de la dictadura, Miguel Krassnoff”. Luego dice: “La derecha, que habitualmente pide “mano dura” hacia la delincuencia común y los extremistas, no puede desconocer que el terrorista de Estado también debe ser condenado por sus crímenes. Un Estado democrático no puede aceptar ni la impunidad ni la exaltación, vía homenaje a sus autores, del crimen cometido por agentes del Estado”. ¿Por qué no dice lo mismo de sus amigos terroristas del Mir y del FPMR?
El senador Escalona sale con las fantasías de ayer y hoy, al atribuirle funciones que no tenía la DINA: “La DINA se configuró como una organización criminal del Estado, bajo la directa subordinación al dictador que impedía la libertad de pensamiento en el país. El que pensaba corría peligro, debía acallarse y, en ningún caso, agruparse o protestar”. Como vemos, el senador se contradice. El acto a Miguel Krassnoff se realizó antes de la presentación del documental ‘Pinochet’. Escalona se convierte en dictador al impedir la exhibición del documental, esto es, es contrario a la libertad de pensamiento y de ideas.
Luego apela al derecho internacional: “El derecho internacional humanitario que Chile ha asumido es, en esta materia, directo e inequívoco. No hay justificación ni de sistema social, ni racial, ni de género, ni de credo religioso, ni de Estado, que justifique el asesinato y la destrucción del ser humano”. De ese derecho son excluidos, naturalmente, los seres humanos no natos, que los progresistas no los considera seres humanos. Aunque los progresistas no pueden desmetir y alterar la realidad de que para haya un ser humano hecho y derecho, tienen que estar nueve meses en vientre materno. Dicho sea de paso. El típico discurso de Miss Universo tan propio del pensamiento de Izquierda. ¿Qué ha dicho el senador de la muerte del matrimonio Luchsinger MacKay? ¿De la muerte del senador Jaime Guzmán? ¿De los cientos de civiles y militares asesinados por su amigos antes del 11 de septiembre de 1973? Esas palabras, por supuesto, no excluyen a la guerrilla o terroristas.
Entonces, de acuerdo con lo que dice el senador habría que proscribir a su partido por usar la vía armada y por pretender asesinar a grupo de personas, tal como dice la declaración de Chillán de 1967: ”La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista.3. Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada”.
Desde luego, que cuando se refiere “de haber alejado las semillas del odio y la confrontación”, no está criticando a la Izquierda, sino al Gobierno Militar.
En resumen, los propios actos y palabras del ex presidente del senado, Camilo Escalona refutan que nos hemos reencontrado o que estemos paz. En su discurso de despedida de la testera de la Cámara Alta, dijo no que demonizaba ni la derecha, ni el centro ni la izquierda, salvo, claro está, al Gobierno Militar y a los militares que combatieron a sus amigos terroristas, ya sea del Mir o del FPMR. Si estuviésemos reencontrados, la Izquierda no se alteraría con cualquiera manifestación histórica o ficción, opinión o versión de la Unidad Popular, Allende, la lucha anti terrorista, el Gobierno Militar y los militares gozarían de los mismos beneficios de los terroristas. Estaríamos en paz. Si alguien hiciera una película porno sobre Allende y su secretaria, titulada ‘El semental de Guardia Vieja’ o ‘Garganta Profunda en Guardia Viaja’, uno esperaría que los izquierdistas no se alterasen. Sin embargo, no es así. A ellos les gusta imponer, porque le temen a la libertad. Cuando uno coloca los dos relatos cara a cara, las mentiras de la Izquierda se desmoronan como el Imperio Soviético.

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “La industria de la ‘reconciliación’

  1. Javier Bazán en dijo:

    Gracias.

  2. Jose Cornejo en dijo:

    Interesante columna. muy reveladora y desenmascara completamente la careta del zurderío parasitario victimizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: