REVISTA JUPITER

"Moral es la felicidad de la mayoría" Adam Smith

Las contradicciones de Mauricio Rojas


por Javier Bazán 

Hace tiempo había leído el libro del ex mirista Mauricio Rojas ‘Diario de un reencuentro’ publicado por la editorial Aguilar de ‘El Mercurio’ en el 2007, que se exilió en Suecia, y que allá se convirtió al liberalismo, siendo ex parlamentario del Partido Liberal Sueco. También es conocido por sus diversas columnas en que demuele con pruebas primero el paraíso sueco socialista que tanto le gustaban a los izquierdistas chilenos, y luego sus críticas al Estado de Bienestar Europeo en general. Como asimismo, su crítica a la ideología marxista leninista en que se baso su tesis doctoral. Autor de los libros ‘La Pasión por la Libertad’ y ‘Las desventuras de la bondad extrema’. Asimismo ligado al think tank chileno Libertad y Desarrollo. Hasta ahí está bien.
Pues bien, cuando leí el libro mencionado hay una parte en relata que su madre, que era militante del Partido Socialista, cae presa y es llevada al centro de detención Villa Grimaldi, hoy convertido en un parque de la Paz. Según cuenta Rojas: Ella “en abril de 1975 desapareció por unas semanas en la oscuridad de la represión de aquellos tiempos”. Si para la Izquierda oscuridad, para la mayoría de la población civil fue un descanso ese período. Agrega: “Fueron día de espanto para mujer de ideas radicales, pero de un temperamento suave y una bondad que es difícil de olvidar”. La experiencia que tuvo su madre, lo llevan a escribir: “Pero fue lo más cercano para mí, la prueba más directa e innegable de aquellas violaciones a los derechos humanos que ensombrecerán para siempre la memoria del régimen de Augusto Pinochet”. Termina citando las palabras del derechista que le gusta a los terroristas de Mir y del FPMR, Arturo Fontaine Talavera, el ex director del CEP en 1992: “El pecado original de la transformación capitalista”.

Ahora bien, ese capítulo sobre su madre me dejó con sospechas. Primero, por qué se habrán de recordar las violaciones a los derechos humanos de Pinochet y no los de Allende. Recuérdese que la Cámara de Diputados acuso a dicho gobierno de flagelación y tortura, además, de violar la mayoría de los derechos humanos. Segundo, la expresión ‘violaciones a los derechos humanos’ se refiere a lo que hicieron los agentes de seguridad que combatían el terrorismo, y no a los terroristas que mataron ya sea civiles y militares, antes, durante el Gobierno Militar y después de éste, como el asesinado senador Jaime Guzmán. ¿Por qué no se han recordar los crímenes de la Izquierda? En fin, me dejó la impresión de que Mauricio Rojas aún conservaba el rencor típico del Izquierdista chileno, pese haber abrazado las ideas de la derecha liberal. Sería más fácil olvidar como ha ocurrido en más de una vez, cuando hemos tenido una confrontación interna. Con todo, no se le ocurre a Rojas. Cada vez que ha habido una guerra interna, desde el nacimiento de la República los políticos han amnistiado a los dos bandos. El ejemplo más paradigmático fue la Guerra Civil de 1891, donde murieron 10.000 personas. Nadie se preguntó cuarenta años después cómo llegamos a eso. 

Mi sospecha la vine a confirmar recientemente al leer una columna suya en el diario español digital ‘LibertadDigital’, tituladaLa reconciliación aún no ha comenzado’,donde aparece una foto de Pinochet con lentes oscuros. Primer reparo, ¿Por qué no pusieron la foto de Allende con la metralleta AK 47, que le regaló Fidel? En ese artículo enfatiza las violaciones a los derechos humanos supuestamente cometidas bajo el Gobierno Militar, el por qué llegamos hasta ahí y por qué no nos hemos encontrado. Su propio artículo es sesgado y tendencioso, que lo podría haber escrito Camilo Escalona, los abogados de derechos humanos de Izquierda los dirigentes del Partido Comunista o Gonzalo Bustamante. En el artículo todavía le queda el remanente del odio del Mir.

 En efecto, Mauricio Rojas se pregunta al cumplirse el “40º aniversario del golpe militar que llevó al general Augusto Pinochet al poder”, si nos hemos reconciliado. La formulación de esa afirmación es incorrecta, ya que la mayoría de la sociedad civil a través de la Cámara de Diputados le pidió a las Fuerzas Armadas que intervinieran, no al general Pinochet. Acto seguido lanza una definición reconciliación: “Reconciliar es recuperar la confianza en el otro, o en una parte de nosotros mismos, si se trata de una comunidad o una nación. Pero la confianza no puede restablecerse si no entendemos lo que nos llevó a la desunión y no realizamos un esfuerzo por enmendar lo que cada uno puso de sí para que ello ocurriese”. Con el propósito de que “podremos estar seguros de que no vuelva a repetirse”. No hay que ser Mauricio Rojas para darse cuenta que no estamos reconciliados, ni en paz, solo en tregua, si las dos primeras se basan en supeditarse a las demandas de los grupos terroristas, como ha sido desde 1990.

 

 Ahora le sale lo mirista: “reconocer los crímenes y las violaciones de derechos humanos cometidos bajo la dictadura militar, así como hacer justicia y reparar a las víctimas, es la antesala necesaria de la reconciliación”. El típico discurso que daba la Concertación, la cual no tuvo problemas morales en indultar a los terroristas del Mir y del FPMR. Nos podría contar cómo se combate el terrorismo, ya que fue miembro de una organización de ese tipo, en primer lugar. Y en segundo lugar, cómo detener un grupo que desea instalar un gobierno totalitario.
 Luego hace una pequeña autocrítica muy suave: “no es seguro que emprendamos ese esfuerzo, ya que nos involucra a todos los que de una u otra manera aportamos algo a esa lamentable marcha de Chile hacia la destrucción de su vieja democracia”. O sea, él pone en el mismo nivel a los abrazaron el totalitarismo y la vía armada contra quienes se opusieron, y que ultima instancia oúltima ratio, no le quedo más recurso que llamar a las Fuerzas Armadas. Aunque más adelante rectifica un poco: “si uno proviene de esa izquierda radical que apostó por la destrucción de la vieja institucionalidad chilena y la lucha fratricida como medio para crear una sociedad acorde con sus ideales revolucionarios. Nuestra responsabilidad no fue pequeña, y de ella no nos exime el que después hayamos sido víctimas de las tropelías de la dictadura”. Los victimarios se convierten en víctimas. Con todo, Mauricio Rojas se olvida de las tropelías que cometió el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (Mir), y que le costó la vida a civiles y militares. Las llamadas ‘víctimas’ del Gobierno Militar eran los terroristas de su Mir y luego del Frente. O sea, no se puede matar a terroristas. ¿Eso está diciendo?
A los militares que están presos se los condena por haberse enfrentado a los terroristas. Ese su delito. No es el homicidio ni el secuestro. Los terroristas cometieron asesinatos y están libres. Hablemos una vez por lo menos en serio de los derechos humanos.
 Posteriormente, aclara que el derrumbe de la democracia ya se avizoraba a mediados de los 60. Ese tema hace tiempo lo abordé y debatí. Sin embargo, hay que aclarar que una cosa es el “proceso de ideologización y división irreconciliable de nuestro pueblo que se inicia durante los años 60” y otra cosa es que la Izquierda a la cual él pertenecía haya optado por la vía armada y la guerra civil para alcanzar el socialismo marxista leninista. La historiadora Patricia Arancibia Clavel escribió un libro titulado ‘Los hechos de la violencia’,  muestra que el respeto cívico comenzó a perderse a principios de los 60 y que la violencia poco a poco fue en aumento hasta llegar a la Unidad Popular. Así, militantes de los partidos que habían en aquel entonces se enfrascaban en riñas callejeras. Una riña entre un militante de la DC con un del PS, o bien del Partido Conservador con un comunista no te va llevar una dictadura comunista y armar una guerrilla. Una cosa es un riña y otra cosa son actos terroristas que el Mir inició a mediados de los 60 y que aparecen en ese libro. Los electores que no eran de Izquierda en 1970, jamás imaginaron la intervención militar tres años después.  Así de ingenuos en creer que un presidente marxista leninista iba a respetar la institucionalidad. Muchos chilenos pensaban así.Tal vez unos pocos avizoraban el peligro comunista a la vuelta de la esquina. Los únicos ideologizados estaban en la Izquierda. Más bien habría que hablar de enajenamiento y no ideologización. 

Continuará…..

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Las contradicciones de Mauricio Rojas

  1. Sgt. McDraken en dijo:

    En el blog de maximo dije que un político es mentiroso por conveniencia, pero cuando es zurdo, su nivel es casi patológico. pero son sus propias contradicciones e inconsecuencias las que lo delatan.

    pero como diría Maximo, es muy dificil convencer al “populacho bárbaro” que dista mucho del común de los chilenos.

  2. Javier Bazán en dijo:

    Gracias.

  3. La politica en la nueva modernidad no tiene ninguna racionalidad.

    Es como la historia del pueblo Méxicano de San Cristobal de las Casas. Los vivos levitan al sonido de la campana de de la iglesia Colonial. Los muertos esperan decenios antes de entrar en la eternidad o someterse al infierno de los pecadores eternornos. Los proguesisitas son sinverguenzas y no existen ni izquierdad ni dérechas. Nadie dabe lo que pasa y puede pasar todo como en Chile donde los sondajes favorecen a las animas que ha “metieron la pata” para que la metan de nuevo y las ciudades sean objeto de lluvias y terremotos permanentes. La izquiersa y la derecha actuan unidas, pot lo menos para robar, en las palestras del congreso se agreden para ser pagados mas como actores de circo!

    En Chile nadie sabe lo que va a pasar. Solamente que el nuevo jefe o jefa del Estado, va a producir estragos para evitar, al fin de cuentas que Chile se pueda desarrollar; En vez de decir como Peron “Argentina potencia ” van a decir “Chile idecencia” El unico que paro la “prepotencia Argentina” fue Pinochet! Por el resto no hacen nada! Que esperan ustedes amigos? Han leido los programas de los partidos? Los han escuchado hablar e inventar “sociedades ideales” como los progresistas que pretenden hacernos pasar de Plataon a Bacon, Es decir de la Ciudad Ideal al desastre!

    Van a seguir inventando “transantiagose” “télecomunicaciones que no funcionan bien, por asuntos de redes” En La incoherencia” les hechan la culpa al perro” como tambien la senora francesa que con problemas de intestinos hace lo mismo; He perdido el tiempo leyendo y ningun proyecto tiene prospectiva y tampoco estratégia. Son de bandos distintos, pero son iguales de incompetentes! En el proximo Gobierno van a salir tambien con furia a las calles. Hace falta de nuevo una persona fuerte o un “hombre providencial”
    Ya yo no hago politica y sin embargo me proponen en Francia ser Candidato a Senador Independiente, par no decir tanta huevada sin poder de sintesis en los “gallineros ” que son la Camana de Diputados y el Senado, Como en Chile nadie los deja mudos; Con la diferencia que tienen solo diez minutos para hablar. Igual el Consejo Constitucional les veta las cretinadas y tienen horas de pega. El articulo de mi amigo de Bazan es excelente!
    Dice la verdad, por desgracia, esta aun es peor. Mis anpepasados hicieron politica para cambiar als cosas; Ahora es para embrarrarla! Los chilenos tienen que hacer politica de otra manera. Al contrario es la accion social que se impone, como con Pinera o como con François Hollande en Francia sin saber ambos que “educar es integrar”.

    Hasta la proxima amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: